Cultura

Pues ya tenemos de nuevo encima otro fin de semana de las brujas daimieleñas. Del 17 al 19 de noviembre se celebrará la que ya es la 6ª edición de “Daimiel, pueblo de brujas”, un evento que sigue con su amplia oferta de actividades: visitas nocturnas teatralizadas a las Tablas, visitas guiadas a la motilla del Azuer y a la laguna de Navaseca, talleres, conferencias, teatro callejero, buenas tapas… Y, por supuesto, la cena tematizada, amenizada esta vez con un rol en vivo por parte de la Asociación Puerta de Hades. Y la gran queimada como colofón. Aquí abajo dejo el programa.

Vuelven las brujas daimieleñas

 

Los outsiders, esos personajes que se encuentran en los márgenes de la sociedad, o están directamente fuera… Personas que se hacen a sí mismas y tratan de encontrar su lugar en un mundo hostil lleno de dificultades, que deben luchar continuamente para seguir adelante. Los outsiders son fundamentalmente rebeldes que se mueven a contracorriente, que se enfrentan constantemente a los principios de la sociedad establecida, al pensamiento y la opinión mayoritaria. Antihéroes, canallas y rebeldes, en la actualidad son muy apreciados como protagonistas de novelas, películas, cómics o videojuegos.

Cervantes el outsider

¿Fue Cervantes un outsider?

Desde luego, si atendemos a su vida, Cervantes fue un tipo aventurero y emprendedor que se vio envuelto en numerosos lances y que, pese a todo, vivió siempre rozando la marginalidad. Cuando trabaja en sus grandes obras, a principios del XVII, Miguel de Cervantes es un hombre maduro, casi un anciano, que está de vuelta de todo. Si echa la vista atrás ve una vida azarosa y viajera: soldado lisiado, cautivo de piratas, recaudador excomulgado, preso acusado de robar dineros públicos… Es ahora, en la madurez tardía, cuando se revela como gran escritor, pero tras una vida llena de sinsabores que no ha respondido a sus anhelos de gloria y fortuna. Por una u otra razón, sus intentos se han visto frustrados. Pero Cervantes no se rinde, es un inconformista que no está de acuerdo con los valores establecidos, con el pensamiento mayoritario ni con los usos sociales de su tiempo; es un contestatario y todo esto lo deja reflejado en su obra.

Frente a Lope de Vega, cuyo teatro encarnaba la opinión oficial del vulgo, la nobleza, la Iglesia…, Cervantes nos muestra una tenaz rebeldía contra lo aceptado y gozado por todos. Intenta superar sus frustraciones con su manera de entender la literatura, con ese realismo tan lleno de humor que defiende al individuo, al «yo», frente a lo aceptado por la España mayoritaria, una España hostil con quien se aparta de la opinión única establecida. De ahí la importancia que da el autor a las opiniones, así, en plural, opiniones distintas, y su defensa a ultranza de la libertad y la dignidad del individuo frente a la masa. Hay una actitud en su obra escéptica e irónica hacia ciertas creencias conformistas como la honra, el linaje, incluso el tocino, por eso de los cristianos nuevos. Cervantes aboga siempre por aquel que es capaz de decidir su propio camino, que sabe en todo momento quién es. «Yo sé quién soy» expresa don Quijote en el capítulo V, después de la paliza que le han dado.

Cervantes también trató de seguir esta filosofía a lo largo de su vida, la vida de un hombre poco corriente, y, como don Quijote, cae de bruces una y otra vez al chocar con la dura realidad. Aun así, como el otro, también se vuelve a levantar en cada ocasión. Sigue leyendo

procesión de los blancos

  1. Las “turbas” de Cuenca: tambores y clarines resuenan en la madrugada del Viernes Santo para imitar las burlas que sufrió Jesús camino del Calvario.
  2. Las cofradías de Campo de Criptana procesionando entre sus famosos molinos de viento.
  3. La calidad artística de las tallas de los pasos de Daimiel.
  4. Los tambores de Tobarra retumbando sin parar durante cinco días seguidos; ¡104 horas ininterrumpidas!
  5. El Cristo de la Buena Muerte y los cofrades vestidos de franciscanos, caminando en el silencio de la noche por las estrechas calles de Toledo.
  6. Los desfiles de las compañías de “armaos” de los pueblos del Campo de Calatrava, con sus relucientes armaduras tradicionales.
  7. La sobriedad castellana de la Semana Santa de Ocaña: silencio y recogimiento.
  8. Los costaleros de las procesiones de Ciudad Real portando los pasos a través de la plaza Mayor.
  9. Las tamboradas de Hellín, en las que se congregan más de 20.000 tamborileros tocando al mismo tiempo. Impresionante.
  10. La Semana de Música Religiosa de Cuenca, que cita anualmente a los más prestigiosos intérpretes de música sacra del mundo.
  11. El sonido del hierro contra el suelo que hacen las cadenas que arrastran los nazarenos durante la procesión del Santo Entierro de Villarrobledo.
  12. La interpretación del Canto de la Pasión de Chinchilla, romance anónimo medieval considerado el drama litúrgico pasional en castellano más antiguo que se conserva.
  13. La Fiesta de la Pasión Viviente de Hiendelaencina, especialmente la interpretación de la crucifixión en un monte cercano al pueblo.
  14. El Capítulo de Caballeros Penitentes del Cristo Redentor de Toledo entonando el Miserere durante la procesión del Miércoles Santo por el casco antiguo.
  15. Los miembros de la Cofradía de los Apóstoles de Guadalajara luciendo sus clásicas capas castellanas durante el Vía Crucis de Viernes Santo.

Y estos son solo quince entre los muchísimos que hay para conocer la Semana Santa de Castilla-La Mancha.

Cardenio

La representación en 1613 de la Historia de Cardenio por parte de la compañía londinense de teatro The King’s Men, la compañía de William Shakespeare, es un hecho que nos muestra la enorme difusión e influencia que tuvo en Europa el Quijote de Cervantes. Apenas un año antes, en 1612, John Shelton había traducido al inglés El ingenioso hidalgo don Quijote de la Mancha. Shakespeare no debió de tardar mucho en leer la novela y reescribirla a su manera como obra dramática, en colaboración con John Fletcher, otro dramaturgo de la compañía.

No se trata de una obra destacable, y parece ser que tan solo se representó en dos ocasiones. Lo más seguro es que cada uno de los autores se ocupase de distintas escenas por separado y que más tarde las uniesen sin conseguir una verdadera unidad de tono. Tampoco está claro hasta qué punto fue producto de la admiración por la obra de Cervantes o si más bien se trataba de una manera rápida de conseguir nuevos argumentos para atraer a los espectadores.

Al poco de estrenarse, el Global Theatre sufrió un incendio y la obra se dio por perdida. Durante mucho tiempo, lo único que se sabía era que existían unos recibos por su representación, que aparecía en un inventario de mediados del siglo XVII en el que se atribuía a los dos dramaturgos, y que el autor Lewis Theobald dijo, más de cien años después, que su obra Doble falsedad era una refundición de la Historia de Cardenio (con distintos agregados y adaptaciones).

Las versiones actuales de la obra, y su traducción al castellano, han sido extraídas de la obra de Theobald, único vestigio que nos queda del original, aunque bastante transformado. El hispanista inglés Charles David Ley lo hizo en 1987 teniendo muy en cuenta la traducción de Shelton, eliminando los añadidos de Lewis y respetando los nombres originales que usó Cervantes.

La historia de Cardenio

Cervantes nos cuenta el encuentro de don Quijote y Sancho Panza con el desdichado Cardenio, que vive salvaje en Sierra Morena, enloquecido porque presenció cómo su amada Luscinda se casaba con el que creía su amigo, el noble don Fernando. Este ya había dejado constancia de su perfidia cuando abandonó a Dorotea, la hija de un rico labrador a la que había prometido casamiento, después de engañarla para hacerla suya. La joven también terminó vagando por la sierra vestida de hombre, y allí la encuentran Cardenio, el cura y el barbero (estos últimos seguían las huellas del hidalgo). Esta historia de dobles parejas cruzadas da lugar a los episodios de la princesa Micomicona y a los sucesos en la venta de Juan Palomeque, donde los cuatro protagonistas del drama se reencuentran, el enredo se deshace, y la historia tiene un final feliz.

La obra de de Fletcher y Shakespeare trata solo de esa historia de amores y desamores, celos y engaños entre Cardenio, Luscinda, Fernando y Dorotea. Difiere de lo contado en el Quijote en algunos puntos: el padre de Luscinda, encantado por un matrimonio que le ofrece tanta proyección, engaña al padre de Cardenio, al que dice que su hija ya no ama a su hijo; Cardenio irrumpe en la boda pero es expulsado cuando es reconocido por los criados…

La verdad es que es una lástima que no se pueda estudiar ningún texto original para saber exactamente qué elementos tomó el inglés de la obra de Cervantes y cuáles alteró, o si se mencionaba en la pieza teatral al hidalgo manchego. Recordemos que tanto Cardenio como don Quijote ya habían pisado el escenario unos años antes de la mano de Guillén de Castro.

Fuentes
PUJANTE, Ángel-Luis: «El Cardenio, o los avatares de una obra perdida», en Monteagvdo, nº10, 2005
Los libros que queremos leer y el “Cardenio” de Shakespeare
Shakespeare Total: Cardenio

Este artículo también puede econtrarse en Steemit, donde publico bajo el usuario @iaberius (Javier “Iaberius” Alcaraván).

Tablazo

Tablazo

paisaje carrizos

Carrizal del Prado Ancho

Carrizos en el cauce

Carrizos

Tarayes

Tarayes

Paisaje laguna desde el observatorio

Desde el observatorio

Carrizos en el tablazo

Carrizos en el tablazo

Árbol en la ribera de las Tablas

Árbol en la ribera

pasarela

El guardián de la pasarela

Desde hace ya casi cuarenta años se viene celebrando el Día Mundial de los Humedales cada 2 de febrero. Celebrar este día en la Mancha húmeda tiene un significado especial, ya que en las últimas décadas hemos estado a punto de perder esta importante reserva de la biosfera compuesta de gigantescos acuíferos y lagunas, de zonas pantanosas o inundadas como el parque nacional de Las Tablas de Daimiel, o de fenómenos tan extraordinarios como los Ojos del Guadiana.

Demasiada conocida es la sobreexplotación del acuífero 23, los encauzamientos y desecaciones de ríos y riberas, de charcas y lagunas, la proliferación de pozos ilegales y de cultivos incompatibles con una zona de secano como esta. Solo la actuación de la propia naturaleza en el último momento, con unos años de lluvias abundantes, ha evitado el desastre absoluto, cuando el propio parque nacional sufría un incendio subterráneo que los expertos consideraban inextinguible.

En la Mancha, topónimo de origen árabe que tenía el significado de “tierra seca”, una zona de la Meseta caracterizada por las temperaturas extremas y la escasez de agua, todos estos humedales se convierten en un oasis para tantas y tantas aves migratorias que sobrevuelan el cielo peninsular buscando un lugar donde criar o pasar el invierno. Gracias a ellos se han constituido ecosistemas de gran riqueza faunística y botánica. Una riqueza ecológica que es necesario proteger y dar a conocer. De ahí la importancia de la celebración de este día.

Juan Gallego, acuarelista

Juan González-Gallego Espinosa es un acuarelista daimieleño con gran parte de su obra vinculada a la naturaleza, en especial a la de su tierra. Sus acuarelas nos muestran paisajes de Las Tablas, del Guadiana, el Gigüela, el Azuer, las lagunas de Ruidera, de los molinos de agua o del castillo de Calatrava la Vieja… Esta selección de obras es un buen ejemplo. Pertenecen a su exposición Mis vivencias en Las Tablas de Daimiel, y recoge instantáneas del humedal después de las abundantes lluvias de los últimos años. Desde luego, son mucho más alentadoras que otras con las que el artista denunciaba, a través de sus pinceles, la situación de extrema sequía del acuífero, de los ríos y del propio parque hace quince o veinte años o la aparición de turberas y de incendios subterráneos.

Miguel de Cervantes

Es muy posible que este fin de semana se hayan encontrado, por fin, el lugar en el que descansan los restos mortales de Miguel de Cervantes. El hallazgo ha tenido lugar en la cripta principal del convento de las Trinitarias Descalzas de Madrid, después de nueve meses de intenso trabajo de exploración y limpieza por parte de un equipo multidisciplinar de historiadores, arqueólogos, técnicos y antropólogos forenses.

Se sabía que los restos del escritor descansaban en una tumba del convento, ya que él mismo había solicitado ser enterrado allí debido al vínculo especial que sentía con los trinitarios, artífices de su rescate de Argel. En un principio, la tumba estaba debidamente señalizada pero, tras una ampliación del convento en 1673, sus restos fueron trasladados y enterrados en otro lugar junto con los de otros finados, en tumbas sin nombre. Y así quedaron, anónimos y mezclados, siglo tras siglo.

El equipo hizo, en un principio, una exploración con georadar en la iglesia, gracias a la cual se pudieron delimitar cinco zonas con posibles enterramientos. Se decidió actuar en la cripta, donde se encuentran una treintena de nichos. Se trabajaba con la hipótesis de que los restos de Cervantes hubiesen sido trasladados de su tumba inicial a uno de esos nichos. El sábado se comenzó con el trabajo de exploración de las sepulturas mediante endoscopia, tras practicarles pequeñas perforaciones.

Las microcámaras han ayudado a encontrar, mezclado con restos de enterramientos posteriores, un féretro en muy mal estado con unos remaches metálicos que forman las letras MC. Como son varios los cuerpos en el nicho, los antropólogos han comenzado a retirar restos para analizarlos y tratar de dar con los de un varón anciano de mano atrofiada y restos de plomo, vestigios de los arcabuzados recibidos en el brazo y en el pecho durante la batalla de Lepanto.

Será difícil llegar a conclusiones definitivas, ya que no se pueden realizar identificaciones de ADN con descendientes reconocidos, y es difícil dar con los restos de algún pariente. Habrá que fiarse de este tipo de pruebas circunstanciales.

Hatzfeld, que estudió el Quijote desde una perspectiva estilística, ve ocho motivos recurrentes que articulan la trama de la obra. Cuatro se refieren a don Quijote como caballero andante, otro es la dicotomía cuerdo-loco, dos son sobre Sancho Panza, y el último motivo trata sobre el encantamiento. Por supuesto, hay más motivos, pero a estos son a los que más recurre Cervantes.

Don Quijote y Sancho Panza

Grabado de Gustave Doré

La misión caballeresca

Sin ninguna duda, el motivo principal del Quijote es la misión caballeresca. «Enderezar entuertos y desfacer agravios» es el principal hilo conductor de la obra. Para eso sale don Quijote a los caminos. De este motivo derivan todos los demás.

El motivo de la alabanza de Dulcinea. La relación de don Quijote con su dama articula buena parte de la obra: combates para mayor gloria de su señora, encanto y desencanto de Dulcinea, penitencia de Sancho Panza, retiro de don Quijote en Sierra Morena, mensajes y embajadas a través del criado… Como buen caballero, don Quijote destaca en su dama las cualidades del amor cortés.

Los motivos del sosiego del caballero y de la cólera del caballero. La antítesis es fundamental en la obra. En realidad, don Quijote aguarda sus lances con sosiego y reserva la cólera para cuando no creen en él.

Sancho Panza

Hay un par de motivos que se centran en el escudero de don Quijote. En primer lugar, tenemos la avaricia y ambición de mando de Sancho, y sus amenazas con volverse. Su obsesión por obtener el gobierno de esa «ínsula», sus intentos de conseguir botín tras algunos lances, las eternas promesas de don Quijote, la recompensa que le ofrecen los duques (en los capítulos dedicados al gobierno de la Ínsula Barataria el protagonista pasa a ser Sancho)…

En segundo lugar, tenemos la antítesis Quijote-Sancho. Los diálogos entre estos dos personajes tan opuestos son parte fundamental de la novela. Se opone el idealismo del amo al materialismo del criado, tenemos la educación formal frente a la cultura popular…

La locura de don Quijote

Del motivo caballeresco se deriva el motivo cuerdo-loco. De nuevo encontramos la dicotomía, la antítesis. El hidalgo manchego anda siempre a caballo entre la realidad y la alucinación, entre la locura y la sensatez. Pero hay que aclarar que la locura de don Quijote es una monomanía, una monomanía caballeresca. De ahí sus acciones, su forma de hablar, su constante búsqueda en el mundo real de elementos del mundo de las novelas de caballerías. Sin embargo, fuera de su monomanía, don Quijote actúa de una manera sensata, como una persona culta y discreta capaz de dejar a todos boquiabiertos con su discurso en la venta.

Vivir su vida tratando de seguir el código de los libros de caballerías llevan a don Quijote a enfrentarse con la realidad. Pero, si en la primera parte el héroe busca la más mínima analogía en el mundo real para sostener ese mundo de fábula en el que se mueve, en la segunda es la realidad la que se ve transformada al margen de la voluntad de don Quijote: Sansón Carrasco se disfraza de caballero, los duques montan el episodio de Clavileño…

Por último, como octavo motivo tenemos el encantamiento, que sirve para justificar lo acontecido cuando el hidalgo se da de bruces con la realidad. Pero los encantamientos también sirven como desencadenante de peripecias, sobre todo en la segunda parte, o directamente ocupan capítulos enteros, como ocurre con el episodio de la cueva de Montesinos.

 

Fuentes

HATZFELD, Helmut: El Quijote como obra de arte del lenguaje, CSIC

http://cvc.cervantes.es/literatura/clasicos/quijote/introduccion/default.htm

Este artículo también puede econtrarse en Steemit, donde publico bajo el usuario @iaberius (Javier “Iaberius” Alcaraván).

En este blog traspasamos el ámbito de la Mancha. A finales del XVI y principios del XVII, la tierra de don Quijote era el Reino de Toledo, una parte de la Corona de Castilla, específicamente de Castilla la Nueva. Aunque no tenía dimensión institucional, ni realidad jurídica, el Reino de Toledo aparecía en los mapas y en los títulos de los reyes, y se extendía por lo que hoy son las provincias de Toledo y Ciudad Real, la Mancha albaceteña y conquense y parte de Madrid y Guadalajara. Es por eso por lo que nos vamos a dar la licencia, si es menester, de escribir sobre asuntos que transciendan las fronteras manchegas.
Archivo
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestShare on LinkedInShare on Tumblr