Noticias

No ocurría desde hace más de 25 años. El pasado 11 de noviembre, las Tablas de Daimiel comenzaron a recibir agua del Guadiana, exclusivamente del Guadiana. En las últimas décadas, desde la desaparición de los Ojos del Guadiana y la creación de la presa del Puerto de Vallehermoso, en el Azuer, los aportes hídricos del parque nacional procedían prácticamente en su totalidad del río Gigüela (y el famoso transvase), de los arroyos de la sierra (el Cañada Lobosa y el Cañada del Gato) y del agua que bombeaban en sus propios pozos. A veces, en años especialmente lluviosos, se daba el fenómeno del Guadiana remontante, y el río “corría para arriba”: cuando las Tablas rebosaban, se abrían las compuertas del molino de Molimocho,  en el límite del parque, y el agua ascendía por el cauce, hacia el molino de Griñón, en sentido contrario al natural.

En estos últimos inviernos de lluvias abundantes, fue noticia que el Guadiana, tras muchos años con su cauce seco, volvía a aportar agua a las Tablas. Pero, en realidad, se trataba de agua procedente del río Azuer.  Ahora, sin embargo, la novedad es que corre agua por el Guadiana antes de la afluencia del Azuer. Desde mediados de octubre, los técnicos del parque habían detectado la aparición de encharcamientos entre los molinos de Griñón y el Nuevo, unos pequeños ojos que hicieron que el agua comenzara a avanzar en su sentido natural. Menos de un mes después esta agua ha terminado, finalmente, por llegar al parque.

Se ha presentado oficialmente el I Fin de semana “Daimiel, pueblo de brujas”, que organiza la Asociación Turística Tablas de Daimiel (en el que he participado como asesor). Va a haber conferencias, una visita teatralizada a las Tablas al anochecer (en medio de una de las islas pantanosas), cena tematizada, queimada…

PROGRAMA:

En Senderos Ocultos se puede conseguir una camiseta tematizada para la ocasión con una ilustración del pintor daimieleño Juan Gallego.

Lo vi hace unos días, cuando conducía hacia Villarrubia. Aunque apenas pude fijarme por el rabillo del ojo, me llamó mucho la atención y se lo comenté a mi pareja: “¿Será agua encharcada o vuelve a ser el Guadiana?”. Por fin otra buena noticia.
__________________________
El País – 31/03/2012

Parece un simple charco, un charco grande en mitad de un campo de cebada. A cualquiera que pase por la carretera de Villarrubia de los Ojos (Ciudad Real) a Daimiel sin conocer la apasionante y triste historia de La Mancha Húmeda no le parecerá más que eso. Apenas le llamará la atención. Sin embargo, ese charco es la prueba de la espectacular recuperación del acuífero del alto Guadiana por las lluvias de los dos últimos años. Ese charco es un nuevo ojo del Guadiana, el primero desde que, en 1984, el agua dejó de manar tras décadas de sobreexplotación. Puede que no dure más que unos meses, y es más que probable que el agua no llegue a correr cauce abajo, pero da esperanza de recuperar un ecosistema único y castigado durante más de medio siglo.
En diciembre pasado, Alfonso Queipo de Llano, observó con asombro cómo en el campo de cebada que su familia tiene en el cauce del Guadiana surgía agua. “Pensamos que podía estar roto nuestro pozo o que teníamos un problema en la bomba”, cuenta. Sin embargo, y a pesar de la falta de lluvias, el charco fue creciendo. Él es dueño del Molino de Zuacorta, una de las decenas de instalaciones usadas durante siglos gracias a los caudalosos ríos de la zona, y que ahora se asoman a un paisaje polvoriento. Queipo de Llano cuenta que hace 35 años su suegro, quien compró la tierra, sí “hablaba de que en la tierra había humedad”.

El charco de sus tierras no es un caso único. A dos kilómetros, al Este, en el paraje conocido como El Rincón, han aparecido otros encharcamientos, aunque más pequeños. ¿Sería posible que todos ellos fuesen ojos del Guadiana? ¿De esos de los que hablan los libros de texto y que dejaron de manar en los ochenta? Un ojo, o un ojillo, es cualquier lugar en el que rebosa el acuífero 23 (la enorme bolsa de agua bajo Ciudad Real), no es un punto concreto.
En enero, Miguel Mejías, responsable de Hidrogeología del Instituto Geológico y Minero de España (IGME), recibió otra sorprendente llamada desde el Parque Nacional de las Tablas de Daimiel, a solo unos kilómetros. Querían que fuera a ver el sorprendente charco. “El año anterior hubo algunos afloramientos de agua cauce abajo, pero concluimos que era de la escorrentía de las abundantes lluvias. Esta vez no era posible, porque no ha llovido”, explica Mejías en su despacho en Madrid. Mejías concluyó el pasado 3 de febrero un informe para la Confederación Hidrográfica del Guadiana que constata “la aparición de estos nuevos ojos en zonas que probablemente no fueron las últimas en desecarse a mediados de los ochenta”. Él, que lleva 15 años estudiando la zona, se sincera: “Pensé que yo me iba a jubilar sin verlo”.

Lo que ha ocurrido es que las enormes lluvias de los cursos 2009-2010 y 2010-2011, un 50% por encima de la media, siguen filtrándose al subsuelo. Es como si uno echase agua sobre una esponja descomunal. El sistema tiene una inercia que hace que suelte agua aún mucho después de cerrar el grifo. Por eso, un año después de que cesaran las lluvias, el acuífero sigue subiendo. Es lo que se conoce como “recarga plurianual”, lo que hacía que antiguamente las Tablas de Daimiel tuviesen siempre agua, incluso en periodos secos. El agua subterránea empieza a brotar en los ojos a partir de los 610 metros sobre el nivel del mar y el 30 de marzo pasado estaba a 609,75.
La zona en la que ha aparecido el encharcamiento más grande está un par de kilómetros cauce abajo del cartel de los ojos del Guadiana, en una mínima depresión, quizá producida por la roturación de tierras o por la combustión de la turba. El informe del IGME sobre los “encharcamientos de agua aparecidos en el entorno de los ojos del Guadiana”, de 11 páginas, explica que, “aunque todavía no se han alcanzado las condiciones hidrológicas necesarias para recuperar el esquema natural de flujo”, porque el agua no mana, “la situación actual supone la mejor de los últimos 28 años”. Mejías explica: “Si este hubiese sido otro año húmedo veríamos correr el Guadiana por su cauce”.
Los nuevos ojos son una de las pocas buenas noticias que el humedal ha recibido desde que en 1956 Franco promulgó la “ley sobre saneamiento y colonización de los terrenos pantanosos a los márgenes de los ríos Cigüela y Záncara”. La norma convertía “terrenos incultos de carácter pantanoso o encharcadizo” en regadío. Los ingenieros se empeñaron con éxito en desecar los terrenos.
En 1973, el Gobierno declaró las Tablas de Daimiel como parque nacional, la máxima figura de protección. Parecía como señalar una pista de esquí en medio del desierto. El enorme acuífero siguió sobreexplotado durante décadas por miles de pozos (muchos de ellos ilegales) y llegó a estar, en 2008, a 35 metros de profundidad. En el peor momento, el déficit acumulado rondaba los 3.750 hectómetros cúbicos. Para dar la medida de la situación, hay que tener en cuenta que los embalses de Entrepeñas y Buendía (Guadalajara), los dos enormes pantanos de los que parte el trasvase al Segura, tienen una capacidad máxima de 2.474 hectómetros. Así que el déficit de más de 3.000 hectómetros parecía imposible de recuperar.
La sobreexplotación, unida a la sequía, hizo saltar las alarmas. El Gobierno y la Junta de Castilla-La Mancha anunciaron el Plan Especial del Alto Guadiana, dotado sobre el papel con 3.000 millones, para regularizar pozos y comprar derechos de agua para recuperar los ojos en dos décadas. El dinero no llegó —al menos no en esa cantidad—, pero los agricultores comenzaron a tomar conciencia de que aquello no podía seguir, que si seguían abusando del acuífero terminaría por ser su ruina.
En octubre de 2009, y tras la prolongada sequía, la turba del subsuelo comenzó a arder en las Tablas. Era un fenómeno habitual fuera del parque, pero el espacio protegido había estado a salvo hasta entonces.
El balance del Plan del Alto Guadiana es de “4.000 pozos legalizados, 20.000 nuevas hectáreas de regadío, más de 8.000 contadores instalados y 1.000 millones en infraestructuras” y la compra de multitud de fincas. El Gobierno del PP ha anunciado que suprimirá el plan, pero con un poco de suerte puede que quede su legado: la conciencia en la zona de que no se puede seguir explotando sin fin el acuífero.
¿Durarán mucho los nuevos ojos? Es poco probable. El informe del IGME explica que “de continuar la falta de precipitaciones de los últimos dos meses y el inicio de los primeros riegos de la temporada, se producirá un lento descenso del nivel piezométrico que volverá a situar este por debajo de la cota del terreno y dejarán de aparecer estas nuevas surgencias”. Aun así, la situación del acuífero hace que sea más factible que nunca recuperar el ecosistema. Para ello, es fundamental controlar las extracciones para regadío, que en los peores años superaron los 600 hectómetros cúbicos, el triple de la recarga media.
“Si se salva esto o no es una decisión política”, añade Mejías, que teme que en un nuevo periodo seco se olviden las medidas de ahorro. “La recuperación no se puede confiar solo a la aparición de esporádicos episodios húmedos”.
El Ministerio de Agricultura y Medio Ambiente prepara una reforma legal de urgencia para impedir “un nuevo deterioro del acuífero”, para lo cual “reordenará los derechos de uso de las aguas tendente a la recuperación ambiental de los acuíferos”. Las condiciones para recuperar La Mancha Húmeda se dan ahora como nunca. El tiempo dirá si el ojo entreabierto del Guadiana es solo un espejismo, una oportunidad perdida. O si, por el contrario, no hay marcha atrás en la recuperación del Guadiana.

Santos Cirujano, científico del Consejo Superior de Investigaciones Científicas y uno de los mayores investigadores de las Tablas de Daimiel, ha dado la voz de alarma: la entrada de residuos de aguas urbanas en el parque nacional está arrasando con parte de la vegetación y flora del parque. En concreto, calcula que se a acabado con el 50% de las praderas de carófitos que se lograron recuperar en el último año. A finales del año pasado, tras unas copiosas lluvias que habían inundado la totalidad del parque, las Tablas llegaron a tener cubiertas de praderas de ovas 450 hectáreas de terreno, muchas de las cuales han quedado ahora destruidas.

La organicación WWF ya ha anunciado de que denunciará ante la UE para que se vele por la conservación de un humedal tan emblemático. Estos vertidos se suman a la presión que sufre el parque debido a los regadíos, en muchos casos ilegales, que proliferan en su entorno. Recordemos que, debido a la sequía, hace solo dos años Las Tablas de Daimiel sufrieron un incendio subterraneo que amenazó su propia supervivencia.

El 31 de mayo serán nombrados Hijos Predilectos de la región el humorista castellano-manchego José Mota, y los componentes del programa de televisión ‘Muchachada Nui’: Julián López, Ernesto Sevilla, Raúl Cimas y Joaquín Reyes.

Según Rodríguez, todos ellos han puesto a Castilla-La Mancha en diferentes ámbitos de la escena nacional y también internacional, y han difundido la Comunidad Autónoma a través de Internet y de los medios de comunicación.

La portavoz del Ejecutivo regional aseguró que estos humoristas “han sabido llevar con su arte, el nombre de Castilla-La Mancha como seña de identidad en su propio humor y trasladar una sonrisa a muchos hogares de nuestro país”, concluyó.

Este sábado por la mañana, cerca de 50000 personas se han manifestado en Talavera de la Reina con el lema “Por nuestros ríos, por nuestro futuro” contra los trasvases del río Tajo. La marcha, convocada por la Plataforma en Defensa de los Ríos Tajo y Alberche, ha concluido con la lectura de un manifiesto en los Jardines del Prado en el que se ha abogado por el fin del trasvase al Segura desde la cabecera del río Tajo y cualquier otra alternativa por el estilo.
Se trata de una manifestación respaldada por más de doscientos colectivos
sociales, vecinales, naturalistas, organizaciones sindicales, agrarias, empresariales, deportivas y partidos político, que ya están hartos de que se abuse de nuestra solidaridad y de que el agua de los ríos de Castilla-La Mancha nunca repercuta en el desarrollo económico, cultural o deportivo de nuestra región y sí en el de otras.

En este blog traspasamos el ámbito de la Mancha. A finales del XVI y principios del XVII, la tierra de don Quijote era el Reino de Toledo, una parte de la Corona de Castilla, específicamente de Castilla la Nueva. Aunque no tenía dimensión institucional, ni realidad jurídica, el Reino de Toledo aparecía en los mapas y en los títulos de los reyes, y se extendía por lo que hoy son las provincias de Toledo y Ciudad Real, la Mancha albaceteña y conquense y parte de Madrid y Guadalajara. Es por eso por lo que nos vamos a dar la licencia, si es menester, de escribir sobre asuntos que transciendan las fronteras manchegas.
Archivo