El Centro Social Polivalente de Almagro fue el escenario elegido para acoger la presentación oficial de la asociación INCIDE Iberoamérica, representando los asistentes al acto un crisol de nacionalidades, desde la boliviana a la marroquí, desde la española a la mejicana, pasando por la rumana o la ecuatoriana, y fueron acompañados por diversas autoridades de la localidad encajera, entre ellas, las concejalas Rosario Ureña y Margarita de la Rubia del Centro de la Mujer y Bienestar Social, el concejal de turismo y cultura, Genaro Galán y el director de la Universidad Popular, Eustaquio Jiménez.

La presentación la ha llevado a cabo Azucena Gual, mediadora intercultural mejicana y presidenta de la asociación, que, para comenzar, ha querido destacar el carácter abierto y cosmopolita de Almagro, quizá debido a su importante turismo o a sus festivales internacionales de teatro, que sirven de punto de encuentro entre culturas. INCIDE Iberoamérica, cuyo nombre completo es Integración de las Ciencias para el Desarrollo de Iberoamérica, nació en febrero de este año como organización no gubernamental sin ánimo de lucro, integrada por personas comprometidas con el bienestar social. El término Iberoamérica, ha puntualizado Azucena, hay que tomarlo en sentido amplio, incluyendo no sólo las naciones americanas con raíces ibéricas, sino también España y Portugal, incluyendo todas aquellas personas de otros países que por diversas circunstancias habitan dentro de sus fronteras.

Sus objetivos a largo plazo incluyen proyectos en América Central, donde Azucena Gual ya ha trabajado durante muchos años como cooperante con las comunidades indígenas. Pero aquí, en España, la asociación ha decidido comenzar su andadura dedicándose a un colectivo con alto riesgo de exclusión social como es el de las personas migrantes, más concretamente el de las mujeres migrantes de Almagro y Castilla-La Mancha. Entre los objetivos de INCIDE, ha dicho Azucena, está potenciar el desarrollo de las zonas o comunidades deprimidas o con carencias, y mejorar la calidad de vida de sus habitantes. Para ello se pretende, por un lado, promover la investigación de las ciencias naturales, económicas, humanas y sociales a través de actividades académicas de investigación, formación y divulgación; por otro lado, fomentar la cooperación y el codesarrollo, la mediación intercultural, el respeto de los derechos humanos y las políticas socio ambientales respetuosas con el medio ambiente.

En el ámbito concreto de la población migrante de Almagro, INCIDE plantea la integración, la ayuda y la información a través de una asociación amiga y cercana con las personas, que les ayude con sus problemas concretos y diarios. Azucena puso, como ejemplo, la necesidad que se ha detectado de traductoras del árabe capacitadas en mediación, que acompañen al médico a las mujeres marroquíes que todavía no saben comunicarse en castellano, pues hasta ahora dependen íntegramente de la disponibilidad del marido. La asociación ha comenzado sus actividades esta misma semana con la primera emisión de El Caleidoscopio, programa de radio en Onda Almagro dedicado a los migrantes, tanto inmigrantes en Almagro como emigrados de Almagro, y que es conducido por cuatro mujeres de otras tantas nacionalidades y emitido en tres idiomas. Otras actuaciones concretas de INCIDE durante este mes de noviembre contemplan la difusión de la marca Sabores de Almagro, con la que un colectivo de mujeres marroquíes quieren comenzar a comercializar sus dulces tradicionales, y una charla informativa sobre el SIDA dirigida a la población migrante, ya que se ha detectado un crecimiento alarmante de la enfermedad en este colectivo en la comunidad de Castilla-La Mancha.

Entre los objetivos que se plantean a corto y medio plazo, ha continuado Azucena, “se cuentan la mediación laboral intercultural, para favorecer la negociación y resolución de conflictos, y el apoyo del control y regulación de la contratación de trabajadores extranjeros, para evitar situaciones de contratación injusta o irregular en la Mancomunidad del Campo de Calatrava” comentando igualmente que tienen la intención de crear un centro de emprendimiento que facilite a las mujeres en situación de vulnerabilidad, el desarrollo de sus capacidades para conformar, consolidar y dar sostenibilidad a sus propios proyectos empresariales. Azucena terminó su intervención con una petición a las autoridades de un espacio para poder realizar las diversas actividades, de mediación y de formación, ya que, de momento, la asociación no cuenta con una sede fija. El acto finalizó con unas palabras de la concejala Rosario Ureña la cual elogió esta iniciativa pasándose a continuación a una degustación de dulces árabes y americanos, con el que se obsequió a los presentes al acto.

¿Te ha gustado? CompárteloShare on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Pin on Pinterest0Share on LinkedIn0Share on Tumblr0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

En este blog traspasamos el ámbito de la Mancha. A finales del XVI y principios del XVII, la tierra de don Quijote era el Reino de Toledo, una parte de la Corona de Castilla, específicamente de Castilla la Nueva. Aunque no tenía dimensión institucional, ni realidad jurídica, el Reino de Toledo aparecía en los mapas y en los títulos de los reyes, y se extendía por lo que hoy son las provincias de Toledo y Ciudad Real, la Mancha albaceteña y conquense y parte de Madrid y Guadalajara. Es por eso por lo que nos vamos a dar la licencia, si es menester, de escribir sobre asuntos que transciendan las fronteras manchegas.
Archivo
Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Pin on Pinterest0Share on LinkedIn0Share on Tumblr0