Leo que nuestro paisano Manuel Marín, presidente del Congreso de los Diputados, abandona la política activa para dedicarse, desde la universidad, a la lucha contra el cambio climático. Se siente satisfecho de su actuación en estos años pero ahora quiere luchar contra el que considera el gran reto del siglo XXI.
Yo no puedo evitar encontrar cierto paralelismo con el caso del ex-videpresidente de Estados Unidos Al Gore, que ahora se llena los bolsillos a través de sus conferencias ecológicas. El tiempo ya nos demostrará si este tipo de concienciaciones son reales. Lo cierto es que aquí, en la cuenca alta del Guadiana, nos encontramos ante una catástrofe ecológica de primer orden. Sólo hay que darse un paseo por las Tablas. Quizá sería un buen lugar por donde comenzar.

¿Te ha gustado? CompárteloShare on Facebook
Facebook
0Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Google+
Google+
0Pin on Pinterest
Pinterest
0Share on LinkedIn
Linkedin
Share on Tumblr
Tumblr
0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

En este blog traspasamos el ámbito de la Mancha. A finales del XVI y principios del XVII, la tierra de don Quijote era el Reino de Toledo, una parte de la Corona de Castilla, específicamente de Castilla la Nueva. Aunque no tenía dimensión institucional, ni realidad jurídica, el Reino de Toledo aparecía en los mapas y en los títulos de los reyes, y se extendía por lo que hoy son las provincias de Toledo y Ciudad Real, la Mancha albaceteña y conquense y parte de Madrid y Guadalajara. Es por eso por lo que nos vamos a dar la licencia, si es menester, de escribir sobre asuntos que transciendan las fronteras manchegas.
Archivo