Festival

Rosana Torres para El País 08/02/11

Era un viejo sueño de muchos de los que han pasado por el Festival de Teatro Clásico de Almagro y una casi obcecación de Natalia Menénde, la actual directora quien esta mañana se mostraba especialmente pletórica en la reunión, encabezada por la ministra de Cultura, Ángeles González-Sinde, de la firma de los estatutos de constitución de la Fundación del Festival Internacional de Teatro Clásico de Almagro. Junto a la ministra han firmado los estatutos representantes de las instituciones fundadoras del Festival: María Ángeles García Moreno, consejera de Educación, Ciencia y Cultura de Castilla La Mancha; Félix Palomero, director general del Instituto de las Artes Escénicas y la Música; Nemesio de Lara, presidente de la Diputación de Ciudad Real y Luis Maldonado, alcalde de Almagro.

La Fundación del Festival Internacional de Teatro Clásico de Almagro tiene como fin la preparación, programación, organización y gestión del Festival Internacional de Teatro Clásico de Almagro, así como velar por la preservación, promoción y difusión del teatro clásico español y universal y de otras expresiones artísticas vinculadas al Siglo de Oro.

La constitución en fundación, además de fortalecer la gestión y mejorar el funcionamiento interno, dota al Festival de una estructura ágil y moderna que facilitará la captación de patrocinios y de ayudas europeas para la realización de coproducciones teatrales y, sobre todo, le blindara frente a ciertas huelgas planteadas por una parte del personal que interviene en espectáculos de teatros público, y en contra de la voluntad de actores, directores y creadores de dichos montajes.

Otras actividades
Además del Festival, la Fundación organizará actividades culturales paralelas relacionadas directa o indirectamente con el festival como congresos, jornadas, exposiciones, actividades docentes y publicaciones; se encargará de la promoción nacional e internacional del Festival, y de la cooperación y colaboración con otras instituciones. Igualmente celebrará actividades tanto dentro como fuera de nuestras fronteras.
La Fundación Festival Internacional de Teatro Clásico de Almagro está presidida por la Ministra de Cultura, Ángeles González-Sinde, y dirigida por Natalia Menéndez, quién además dirige el Festival. Los órganos de Gobierno de la Fundación son el Patronato, la Comisión Ejecutiva y la Dirección de la Fundación.

Basado en un hecho histórico, un breve encuentro que tuvo lugar entre los dos filósofos en el convento de los Mínimos de París, el 24 de septiembre de 1647, Jean-Claude Brisville imagina libremente una convsersación de la que nada trascendió y en la que estos dos hombres se fueron descubriendo progresivamente opuestos: maduro, racionalista, amante de la buena vida, pragmático Descartes; joven y enfermizo, atormentado y místico Pascal.
El papel de Descartes está interpretado por el gran actor Josep María Flotats, que reaparece en los escenarios del Festival tras varios años de ausencia, y Pascal, es interpretado por el actor Albert Triola. La puesta en escena de esta obra, muestra el diálogo apasionante de dos mentes brillantes del siglo XVII, en una época de censura absoluta. Ambos protagonistas, intercambian sus opiniones, desde perspectivas diferentes, sobre los problemas de la vida, sociedad, religión, política y ciencia.

Fuentes:
http://www.festivaldealmagro.com
http://www.almagro.es

Suso33 nos asombró y deleitó a todos con su “Lanzadera de palabras”, durante el acto de inauguración del Festival.

Suso 33 es uno de los grafiteros más reputados de toda España, pionero del grafiiti iconográfico, es autor del icono conocido como La plasta, que se puede encontrar por todo Madrid. El artista ya había visitado Almagro a principios de año. Su elección por parte de los organizadores del Festival responde al objetivo que se han planteado este año de llegar cada vez más al público joven. Aparte de la Lanzadera, después realizó una serie de grafitis efímeros, en una de las fachadas de la Plaza de Santo Domingo.
Durante el fin de semana también se le podrá ver decorando las paredes de la “Casa de los miradores”.

Fuente:
Canal de Youtube de angelmanuelFV.

Hoy, 2 de julio, arranca la trigésimo segunda edición del Festival Internacional de Teatro Clásico de Almagro, una de las citas más importantes de la dramaturgia dentro del panorama cultural hispánico. Y lo cierto es que, desde hace días, el Festival ya se siente en las calles del pueblo. La expectación, nunca mejor dicho, es máxima.

Este año el Festival de Teatro va a estar dedicado a uno de los principales dramaturgos de todos los tiempos: Lope de Vega. De ahí que el lema elegido haya sido Es de Lope. La elección no ha sido aleatoria, ya que este año se celebra el cuarto centenario de la publicación de El arte nuevo de hacer comedias en este tiempo.

57 compañías nos ofrecerán 132 espectáculos en 18 espacios de la localidad, encabezados, como siempre, por el Corral de Comedias. Se podrá asistir a obras de teatro en el Hospital de San Juan, Teatro Municipal, Patio de Fúcares, Antigua Universidad Renacentista, Iglesia de Las Bernardas, Casa de Los Miradores, Patio de Wessel, Claustro del Museo Nacional del Teatro, etc. Obras de Shakespeare, Calderón, Carvantes, Purcell y, sobre todo Lope de Vega resonarán por todas las calles de la villa manchega hasta el 26 de julio.

La obra inaugural de esta edición será Fuenteovejuna, de Lope, dirigida por Lawrence Boswel. Otras dos versiones más de la misma obra serán representadas a lo largo del Festival: una que llega desde Japón, a cargo de la compañia Ksec Act y una producción cubana dirigida por Liuba Cid. También destaca, entre los textos de Lope de Vega, el estreno a cargo de la Compañía Nacional de Teatro Clásico de la obra ¿De cuándo acá nos vino?. En total van a ser 17 las obras del Fénix de los Ingenios representadas a lo largo del mes. La hermosa fea, El perro del hortelano, El desdichado por la honra, Quien todo lo quiere: comedia famosa, El caballero de Olmedo o La niña de plata son algunas más.

El Festival contará con 6 estrenos absolutos, y varios estrenos en España, entre los que se puede destacar Quijote, dirigido por Simeón Spivak, de la compañía Teatro de la Juventud del Fontanka de San Petesburgo, Somewhere… La Mancha, dirigido por Irina Brook, o La Gatomaquia, de la compañía uruguaya La Cuarta Producciones, dirigida por Héctor Manuel Vidal. Otras obras que se representarán son El sueño de una noche de verano, de William Shakespeare, La celosa de sí misma, de Tirso de Molina, La dama duende, de Calderón de la Barca o el Auto de los Reyes Magos.

Conciertos, talleres, narraciones orales, teatro callejero y exposiciones completan la oferta cultural que el Festival de Teatro ofrece al público estos días, en un esfuerzo por dar cabida en su seno a otros lenguajes como la música , la danza, y las artes plásticas o audiovisuales.

La proyección internacional del Festival se vislumbra claramente al comprobar la cantidad de ciudadanos procedentes de toda Europa y América que llegan a Almagro en estas fechas para asistir a las representaciones. Por otro lado, han sido seis países los invitados a participar de esta edición: Rusia, Japón, Uruguay, Francia, Reino Unido y Portugal.

Como es habitual, en el marco del Festival tendrán lugar las Jornadas de Teatro Clásico, un congreso que se celebrará durante los días 7,8 y 9 de julio en el Palacio de Valparaíso. La Universidad de Castilla la Mancha y el Instituto de Almagro de Teatro clásico presentan este año
El Arte nuevo de hacer comedias y la escena, bajo la dirección de Felipe B. Pedraza Jiménez y Rafael González Cañal.

Por último, cabe mencionar que este año se va a premiar y homenajear a dos figuras relacionadas con el mundo del teatro. El director de escena José Carlos Plaza recibirá el noveno Premio Corral de Comedias en el primer día del Festival. Asimismo, unos días después se homenajeará al catedrático, director y gestor teatral, César Oliva.

Fuentes consultadas para la elaboración del artículo
Almagro. Revista municipal
http://www.festivaldealmagro.com
http://www.revistadearte.com

En este blog traspasamos el ámbito de la Mancha. A finales del XVI y principios del XVII, la tierra de don Quijote era el Reino de Toledo, una parte de la Corona de Castilla, específicamente de Castilla la Nueva. Aunque no tenía dimensión institucional, ni realidad jurídica, el Reino de Toledo aparecía en los mapas y en los títulos de los reyes, y se extendía por lo que hoy son las provincias de Toledo y Ciudad Real, la Mancha albaceteña y conquense y parte de Madrid y Guadalajara. Es por eso por lo que nos vamos a dar la licencia, si es menester, de escribir sobre asuntos que transciendan las fronteras manchegas.
Archivo