Las Tablas de Daimiel

El 2 de febrero es el Día Mundial de los Humedales y en él se conmemora la fecha en la que se firmó el Convenio Internacional sobre Zonas Húmedas en la ciudad iraní de Ramsar, en el año 1971. Donde un grupo de países pioneros firmaba un Tratado Internacional, la Convención sobre los Humedales, con el fin de promover la conservación y el uso sostenible de estos ambientes. Con él se creó una lista de las zonas húmedas de importancia internacional compuesta, en la actualidad, por 1.011 humedales de 117 países.

El Estado español se adhirió al Convenio en 1982, y hasta la actualidad (enero 2009) ha incorporado a la Lista de Humedales de Importancia Internacional 63 zonas húmedas con una superficie de 281.768 hectáreas entre las que destacan parques nacionales como Doñana y Tablas de Daimiel y lagunas como Villafáfila, y Gallocanta.

En la Mancha el número de estas zonas húmedas presentes en la región alcanza, al menos, la cifra de 450, entre naturales y artificiales.

Casi la mitad de las zonas húmedas se encuentran gravemente alteradas. Especialmente afectados se encuentran los humedales costeros, ya que buena parte de ellos fueron en su día ocupados en las ampliaciones de poblaciones, por infraestructuras turísticas y carreteras. Pero también los humedales interiores están muy alterados, principalmente por los cultivos, ya que una cuarta parte de los humedales están rodeados de cultivos y un 20% de ellos se encuentran cultivados parcial o totalmente. Otra grave amenaza es la mala regulación hídrica, ya que casi un 10% de los humedales dependen de acuíferos sobreexplotados.

Las Tablas de Daimiel, posiblemente la zona húmeda más importante del Estado español junto con las Marismas de Doñana, y también declaradas Parque Nacional, es un claro ejemplo de las graves amenazas que tienen la mayoría de los humedales. La sobreexplotación del acuífero 23 por la agricultura, agravada por los proyectos de extender los regadios, la contaminación por aguas residuales, o la canalización del río Cigüela marcan el negro destino de esta importante zona húmeda.

Con motivo del Día Mundial de los Humedales que se celebra el próximo día 2 de Febrero, la asociación ANEA de Villarrubia de los Ojos, con la colaboración del Movimiento por Las Tablas y el Guadiana (MXTG), ha organizado una serie de actividades con la intención de divulgar el importante patrimonio natural y cultural de los humedales de La Mancha Húmeda y la situación de grave deterioro por la que pasan.

http://movimientoporlastablasdedaimiel.blogspot.com -El 2 de febrero es el Día Mundial de los Humedales y en él se conmemora la fecha en la que se firmó el Convenio Internacional sobre Zonas Húmedas en la ciudad iraní de Ramsar, en el año 1971. Por ello, Movimiento por las Tablas y el Guadiana (MXTG) se trasladó hasta el Parque Nacional de las Tablas de Daimiel para celebrar esta efeméride, reivindicando la recuperación y protección de todos los humedales y ríos que componen la Mancha Húmeda y peinan la superficie del Acuífero 23.

Pese a la adversa climatología, más de un centenar de personas provenientes de distintos puntos de la provincia de Ciudad Real y del resto del Estado, como la Comunidad de Madrid y Extremadura, arroparon a Movimiento por las Tablas y el Guadiana en esta jornada.

El acto comenzó al atardecer con la observación de las bandadas de grullas que regresaban a su dormideros de las Tablas. Posteriormente procedimos a escuchar la audición de “Las Voces del ríos”, donde a través de una amalgama de sonidos nos trasladamos, utilizando nuestra imaginación, a los sonidos de antaño de los manantiales, molinos hidráulicos y bosques de ribera que había en el río Guadiana, sin olvidarnos de ese breve repaso a los sonidos de las aves comunes que acompañan al visitante en su periplo por los itinerarios del parque a lo largo de las cuatro estaciones.

El Ministerio de Medio Ambiente acaba de formalizar la compra de 566 hectáreas de terreno del entorno del Parque Nacional de las Tablas de Daimiel por un importe de 90 millones de euros. El terreno comprado pertenecía a diversas fincas, siendo la adquisición de La Duquesa la más significativa.
El parque llevaba 25 años detrfás la compra de La Duquesa, ya que era una que más agua subterránea consumía, 2,3 hectómetros cúbicos de agua anuales, agua que se podrá bombear hacia el parque en momentos críticos, como el actual, para ampliar su superficie encharcada. Medio ambiente estima que, en total, se recuperan para las Tablas 3 hectómetros cúbicos anuales con la compra de estos terrenos, una cifra muy importante teniendo en cuenta la precaria situación del humedal.
La gran apuesta del Ministerio es acabar con el regadío en torno al Parque y este ha sido un primer paso. En el año 2008 se va a poner en marcha el Plan Especial del Alto Guadiana (PEAG), todo un paquete de medidas para regenerar el Acuífero 23. El Plan supondrá una inversión anual de unos 150 millones de euros para las comarcas del Alto Guadiana.
Además de bombear agua para las Tablas, en La Duquesa el patronato rector del parque quiere realizar todo un plan de reforestación con plantas autóctonas que garanticen el mantenimiento del agua.

Como cada otoño, la grulla común (grus grus) sobrevuela nuestras llanuras manchegas procedente del norte de Europa en busca de climas más cálidos.
Las grullas son aves de color grisáceo y gran tamaño, que supera el metro de altura. Su aspecto es esbelto, con patas y cuello alargados. Tras un largo proceso migratorio, llegan a estas tierras provenientes de países como Alemania, Polonia, Rusia o los países escandinavos, donde nidifican. Se estima que entre 8.000 y 10.000 ejemplares eligen los espacios naturales de la provincia de Ciudad Real para pasar el invierno, una cantidad que varía en función de la disponibilidad de alimento. Llegan siguiendo la conocida como “ruta occidental”, que comienza en la isla alemana de Rügen o la zona del río Oder, lugares donde se concentran para partir hacia la Península Ibérica. En su largo viaje atraviesan la región francesa de los lagos Der y Chantecop, y luego la zona de las Landas, en el suroeste, donde se preparan para atravesar los Pirineos. Tras hacer escala en algunos lugares de Castilla y Aragón, concluyen su largo viaje en las dehesas del oeste de la provincia de Ciudad Real, las dehesas extremeñas y la zona occidental de Andalucía.
Una de las zonas elegidas como lugar de invernada son Las Tablas de Daimiel. En las Tablas pueden pasar el invierno lejos de las bajas temperaturas que se registran en sus países de origen. Las grullas llegan al Parque en noviembre y se quedarán hasta mediados de febrero. Llegan en un número que oscila entre 5000 y 7000 individuos, lo que representa aproximadamente el 10% de la población de Europa occidental.
Es en estos días, con la puesta de sol, cuando se puede observar un espectáculo ornitológico excepcional. Miles de grullas se dirigen desde los comederos a sus dormideros en el Parque. Poco a poco se pueden divisar las características formaciones en uve, que se van sucediendo mientras se escucha el alboroto de sus gritos atrompetados. Luego se posarán en las alejadas orillas del humedal. A primera hora de la mañana volverán a salir hacia las áreas donde encuentran su alimento, preferentemente encinares y campos de maizales donde abundan bellotas, bulbos, semillas, invertebrados o restos del maíz.
Merece la pena acercarse estos días a Las Tablas al atardecer y vivir esta experiencia inolvidable.

De todos es sabida , me refiero a nivel nacional, la precaria situación del Parque Nacional de Las Tablas de Daimiel. En la actualidad tan sólo hay encharcadas unas 20 hectáreas de las más de 1000 que deberían estar. Y lo hacen gracias a los motores. Hace poco las asociaciones ecologistas apostaron por descatalogar el parque, argumentando que no hay nada que conservar.
Menos conocido a nivel nacional, pero muy presente a nivel comarcal, es la mala situación del Acuífero 23, auténtico mar subterráneo que se extiende (o casi debería decir que se extendía) a lo largo de todo el subsuelo de la mancha occidental.
Sin embargo, a pesar de esta situación, apenas nadie se mueve. Es cierto que hay decenas de buenas intenciones que quedan sólo en palabras. Esperemos que esta mesa redonda sirva para llegar más allá de estas intenciones y los regantes y ecologistas puedan ponerse de acuerdo para exigir a la administración soluciones efectivas para la cuenca del Alto Guadiana.
“Los 50 mayores propietarios de tierras en el entorno de Las Tablas viven en la Castellana”

En este blog traspasamos el ámbito de la Mancha. A finales del XVI y principios del XVII, la tierra de don Quijote era el Reino de Toledo, una parte de la Corona de Castilla, específicamente de Castilla la Nueva. Aunque no tenía dimensión institucional, ni realidad jurídica, el Reino de Toledo aparecía en los mapas y en los títulos de los reyes, y se extendía por lo que hoy son las provincias de Toledo y Ciudad Real, la Mancha albaceteña y conquense y parte de Madrid y Guadalajara. Es por eso por lo que nos vamos a dar la licencia, si es menester, de escribir sobre asuntos que transciendan las fronteras manchegas.
Archivo
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestShare on LinkedInShare on Tumblr