Teatro

Sobre ruedas y minimalista hasta la máxima expresión. Se trata de una de las propuestas más curiosas e interesantes de esta 42ª edición del Festival de Teatro Clásico de Almagro: El Teatro de sus Mercedes. Una forma innovadora de disfrutar del teatro barroco.

Almagro ha ido multiplicando sus espacios teatrales conforme crecía el festival: al Corral de Comedias se sumaron el teatro Municipal y el teatro Adolfo Marsillach (el antiguo hospital de san Juan); se fomentó el teatro callejero y las representaciones en los barrios, al aire libre; y se acondicionaron nuevos espacios escénicos, como los patios de los palacios renacentistas de los Fúcares o los Oviedo, o antiguas iglesias y ermitas, restauradas y reconvertidas para el uso teatral… A todo ellos, el Teatro de sus Mercedes suma otro más, pequeño y móvil: el coche. Porque se trata de representaciones teatrales que tienen lugar dentro de un turismo. Y no de uno cualquiera: como su propio nombre indica, se trata de un mercedes de alta gama. Un espacio de lujo con aforo para dos actores y tres espectadores.

Es la primera vez que en España se pone en marcha este tipo de fórmula teatral. El impulsor de la iniciativa ha sido el propio director del festival, Ignacio García, que ha contado, desde el principio, con la colaboración de la firma Autotrak Mercedes-Benz, de Ciudad Real. García había vivido experiencias semejantes en otros festivales internacionales, y tenía ganas de montar algo así por aquí. La obra elegida para estrenar este formato ha sido *El perro del hortelano*, una de las obras maestras de Lope de Vega. No podía ser de otra manera. Una divertida comedia de enredo, de celos y amores, de la que se representa una versión resumida que dura una media hora. El propio Ignacio García se ha encargado de la adaptación del texto.

Tres parejas se turnarán para dar vida a los dos protagonistas de la comedia, la condesa Diana y su secreatario Teodoro, que también hace las veces de chófer. El elenco, bajo la dirección de José Vicente Gómez, es totalmente almagreño, y pertenece a la compañía de teatro El Taular. Se trata de una compañía de teatro aficionado de la localidad, que nació en 2009 dentro del Tallero de Teatro de la Universidad Popular de Almagro. Una compañía joven que lleva ya un buen puñado de éxitos en su haber.

Las representaciones tendrán lugar durante los fines de semana de julio, viernes y sábados; unas 40 en total. La ruta comienza en el Palacio de Valdeparaíso, y recorre distintas calles de la localidad manchega, de típicas casas encaladas y adoquines, con altos en el Parador Nacional (antiguo convento de franciscanos del siglo XVI), el palacio de los Fúcares y la iglesia de la Magdalena. La intención de los organizadores es que los pequeños grupos de espectadores puedan disfrutar de los versos de Lope mientras se empapan del patrimonio histórico-artístico de Almagro, villa que fuera capital de la Orden de Calatrava.

No va a ser nada fácil conseguir entradas. Son bastantes representaciones a lo largo del mes, pero de tres espectadores en cada una de ellas. Y las entradas solo se pueden comprar en la taquilla del festival. De todos modos, se consigan o no las entradas, el mero hecho de acercarse a Almagro en estas fechas es empaparse de arte y teatro por los cuatro costados.

Fuentes:

Cuellas, M.: «Almagro, el festival capaz de representar a Lope de Vega en un coche», en El Asombrario & Co.

Página oficial del Festival de Teatro Clásico de Almagro

Pues ya tenemos de nuevo encima otro fin de semana de las brujas daimieleñas. Del 17 al 19 de noviembre se celebrará la que ya es la 6ª edición de «Daimiel, pueblo de brujas», un evento que sigue con su amplia oferta de actividades: visitas nocturnas teatralizadas a las Tablas, visitas guiadas a la motilla del Azuer y a la laguna de Navaseca, talleres, conferencias, teatro callejero, buenas tapas… Y, por supuesto, la cena tematizada, amenizada esta vez con un rol en vivo por parte de la Asociación Puerta de Hades. Y la gran queimada como colofón. Aquí abajo dejo el programa.

Vuelven las brujas daimieleñas

 

Cardenio

La representación en 1613 de la Historia de Cardenio por parte de la compañía londinense de teatro The King’s Men, la compañía de William Shakespeare, es un hecho que nos muestra la enorme difusión e influencia que tuvo en Europa el Quijote de Cervantes. Apenas un año antes, en 1612, John Shelton había traducido al inglés El ingenioso hidalgo don Quijote de la Mancha. Shakespeare no debió de tardar mucho en leer la novela y reescribirla a su manera como obra dramática, en colaboración con John Fletcher, otro dramaturgo de la compañía.

No se trata de una obra destacable, y parece ser que tan solo se representó en dos ocasiones. Lo más seguro es que cada uno de los autores se ocupase de distintas escenas por separado y que más tarde las uniesen sin conseguir una verdadera unidad de tono. Tampoco está claro hasta qué punto fue producto de la admiración por la obra de Cervantes o si más bien se trataba de una manera rápida de conseguir nuevos argumentos para atraer a los espectadores.

Al poco de estrenarse, el Global Theatre sufrió un incendio y la obra se dio por perdida. Durante mucho tiempo, lo único que se sabía era que existían unos recibos por su representación, que aparecía en un inventario de mediados del siglo XVII en el que se atribuía a los dos dramaturgos, y que el autor Lewis Theobald dijo, más de cien años después, que su obra Doble falsedad era una refundición de la Historia de Cardenio (con distintos agregados y adaptaciones).

Las versiones actuales de la obra, y su traducción al castellano, han sido extraídas de la obra de Theobald, único vestigio que nos queda del original, aunque bastante transformado. El hispanista inglés Charles David Ley lo hizo en 1987 teniendo muy en cuenta la traducción de Shelton, eliminando los añadidos de Lewis y respetando los nombres originales que usó Cervantes.

La historia de Cardenio

Cervantes nos cuenta el encuentro de don Quijote y Sancho Panza con el desdichado Cardenio, que vive salvaje en Sierra Morena, enloquecido porque presenció cómo su amada Luscinda se casaba con el que creía su amigo, el noble don Fernando. Este ya había dejado constancia de su perfidia cuando abandonó a Dorotea, la hija de un rico labrador a la que había prometido casamiento, después de engañarla para hacerla suya. La joven también terminó vagando por la sierra vestida de hombre, y allí la encuentran Cardenio, el cura y el barbero (estos últimos seguían las huellas del hidalgo). Esta historia de dobles parejas cruzadas da lugar a los episodios de la princesa Micomicona y a los sucesos en la venta de Juan Palomeque, donde los cuatro protagonistas del drama se reencuentran, el enredo se deshace, y la historia tiene un final feliz.

La obra de de Fletcher y Shakespeare trata solo de esa historia de amores y desamores, celos y engaños entre Cardenio, Luscinda, Fernando y Dorotea. Difiere de lo contado en el Quijote en algunos puntos: el padre de Luscinda, encantado por un matrimonio que le ofrece tanta proyección, engaña al padre de Cardenio, al que dice que su hija ya no ama a su hijo; Cardenio irrumpe en la boda pero es expulsado cuando es reconocido por los criados…

La verdad es que es una lástima que no se pueda estudiar ningún texto original para saber exactamente qué elementos tomó el inglés de la obra de Cervantes y cuáles alteró, o si se mencionaba en la pieza teatral al hidalgo manchego. Recordemos que tanto Cardenio como don Quijote ya habían pisado el escenario unos años antes de la mano de Guillén de Castro.

Fuentes
PUJANTE, Ángel-Luis: «El Cardenio, o los avatares de una obra perdida», en Monteagvdo, nº10, 2005
Los libros que queremos leer y el «Cardenio» de Shakespeare
Shakespeare Total: Cardenio

Este artículo también puede econtrarse en Steemit, donde publico bajo el usuario @iaberius (Javier “Iaberius” Alcaraván).

Con el aula del Centro del Agua abarrotada en las dos ponencias del sábado, y sin plazas desde hace días para asistir a la visita teatralizada a las Tablas, ni a la cena tematizada en el restaurante Las Brujas, esta novedosa iniciativa «no podía empezar mejor». Así lo aseguraba Jesús Pozuelo, presidente de la asociación turística Tablas de Daimiel, que organizaba el evento.

Sobre la cita estrella, la visita teatralizada nocturna al Parque Nacional a cargo de producciones 0’99, Pozuelo aseguraba que se desarrolló «con toda normalidad y con un respeto absoluto a la naturaleza». Además, avanzaba que ante las peticiones que rebasaron el cupo marcado de 80 plazas, desde la organización se plantean lanzarla de nuevo en un futuro.

En cuanto al perfil de los participantes en las actividades, el presidente de la asociación informaba que «alrededor de un 70%» eran de fuera de la localidad, y que durante esta semana se les remitirá unos formularios vía mail, donde podrán plasmar sus impresiones. En cualquier caso, según comentaba Pozuelo la mayoría ya le expresó personalmente su satisfacción durante la visita guiada del domingo a Las Tablas».

Valoración positiva que también compartía el público de las ponencias del sábado por la mañana, una sobre el uso medicinal de la vegetación de la ribera del Guadiana a cargo del etnobotánico Alonso Verde y otra, la que más expectación creó, sobre la tradición de las brujas en Daimiel, a cargo del periodista e investigador Javier Pérez Campos, redactor de los programas Milenio 3 y de Cuarto Milenio.

A todas estas actividades hay que unir la degustación durante el fin de semana de las tapas especiales elaboradas por la Pinchoteca Cano’s, el bar Lepanto, la pizzería Don Castello, y los restaurantes Casa Julián y Las Brujas, cuya demanda durante el sábado, hizo complicado probarlos el domingo.

Un fin de semana cargado de turismo y gastronomía al que no faltaba el alcalde Leopoldo Sierra, quién, al término de la charla sobre las brujas en Daimiel, expresaba su apoyo a la iniciativa incidiendo en el trabajo de la organización y en la repercusión positiva en que proporciona al sector turístico y hostelero de la localidad. «Es muy importante que vean Las Tablas, el municipio y que, además, coman y pernocten aquí, entre todos tenemos que conseguir que el turismo sea un motor económico», concluía.

ELISA SILIÓ 02/07/2011  – El País

Cada año los vecinos de Almagro encalan sus casas para lucir radiantes durante su festival de teatro barroco que tiene al frente desde el pasado año a Natalia Menéndez (Madrid, 1967). La actriz aún no quiere hacer balance de su experiencia como gestora, pero confiesa que vive ilusionada «en un ensayo permanente» los 12 meses del año. No solo ha tenido que programar esta edición -tras leer 150 propuestas teatrales y ver en DVD 200 representaciones- sino tramitar el papeleo de la conversión del festival en una fundación, lo que ha dotado a la institución de mayor autonomía y agilidad. «Podía haber viajado, pero no hubiese habido dinero para otras cosas», razona y confiesa que la búsqueda de patrocinadores ha sido su gran martirio. «En España no sabemos hacerlo. Me impone mucho gestionar dinero público y me lo tomo muy en serio. Se me han llegado a saltar las lágrimas cuando hemos perdido un patrocinador».
Desde ayer y hasta el 24 de julio se celebra el festival y Menéndez charla en una oficina madrileña desangelada. Todo el equipo se ha trasladado y hasta los ordenadores les han acompañado. La nueva sede en el pasaje Fuencarral 77 dignifica un pintarrajeado pasadizo con tiendas antaño con solera y hoy cerradas. Apenas sobrevive la joyería. Nadie diría que el edificio de 1958 está protegido por su singularidad arquitectónica.
Apañada, ha aprovechado el gran ventanal de su luminoso despacho, con vistas a la transitada Fuencarral, para promocionar esta edición con enormes paneles. Un detalle más de la mirada moderna de una directora que ha incidido en la publicidad en redes sociales o en la renovación de su imagen. Pero no todo ha sido cambio de fachada. Ha emprendido modificaciones pese a tener un 40% menos de presupuesto que en 2009. «Lo hemos internacionalizado con 13 compañías extranjeras, abierto a todas las edades, creado el Almagro Off para los que empiezan… Y todo sin subir los precios desde hace tres años», repasa orgullosa.
«El festival es un motor para la economía del pueblo, la comarca, el país. Almagro, con 9.000 habitantes, recibe 60.000 visitantes. La cultura puede ayudar a salir de la crisis», enfatiza la también traductora y directora de escena (La realidad, de Tom Stoppard, o Tantas voces, de Pirandello), hija del actor Juanjo Menéndez y de madre francesa. Menéndez se ha despejado concluyendo una novela en la que trabajaba desde hace siete años. «Una carrera dura cuatro años y tengo que aprender a gestionar ya. Dentro de cuatro a lo mejor ya no estoy aquí».
 

Rosana Torres para El País 08/02/11

Era un viejo sueño de muchos de los que han pasado por el Festival de Teatro Clásico de Almagro y una casi obcecación de Natalia Menénde, la actual directora quien esta mañana se mostraba especialmente pletórica en la reunión, encabezada por la ministra de Cultura, Ángeles González-Sinde, de la firma de los estatutos de constitución de la Fundación del Festival Internacional de Teatro Clásico de Almagro. Junto a la ministra han firmado los estatutos representantes de las instituciones fundadoras del Festival: María Ángeles García Moreno, consejera de Educación, Ciencia y Cultura de Castilla La Mancha; Félix Palomero, director general del Instituto de las Artes Escénicas y la Música; Nemesio de Lara, presidente de la Diputación de Ciudad Real y Luis Maldonado, alcalde de Almagro.

La Fundación del Festival Internacional de Teatro Clásico de Almagro tiene como fin la preparación, programación, organización y gestión del Festival Internacional de Teatro Clásico de Almagro, así como velar por la preservación, promoción y difusión del teatro clásico español y universal y de otras expresiones artísticas vinculadas al Siglo de Oro.

La constitución en fundación, además de fortalecer la gestión y mejorar el funcionamiento interno, dota al Festival de una estructura ágil y moderna que facilitará la captación de patrocinios y de ayudas europeas para la realización de coproducciones teatrales y, sobre todo, le blindara frente a ciertas huelgas planteadas por una parte del personal que interviene en espectáculos de teatros público, y en contra de la voluntad de actores, directores y creadores de dichos montajes.

Otras actividades
Además del Festival, la Fundación organizará actividades culturales paralelas relacionadas directa o indirectamente con el festival como congresos, jornadas, exposiciones, actividades docentes y publicaciones; se encargará de la promoción nacional e internacional del Festival, y de la cooperación y colaboración con otras instituciones. Igualmente celebrará actividades tanto dentro como fuera de nuestras fronteras.
La Fundación Festival Internacional de Teatro Clásico de Almagro está presidida por la Ministra de Cultura, Ángeles González-Sinde, y dirigida por Natalia Menéndez, quién además dirige el Festival. Los órganos de Gobierno de la Fundación son el Patronato, la Comisión Ejecutiva y la Dirección de la Fundación.

Basado en un hecho histórico, un breve encuentro que tuvo lugar entre los dos filósofos en el convento de los Mínimos de París, el 24 de septiembre de 1647, Jean-Claude Brisville imagina libremente una convsersación de la que nada trascendió y en la que estos dos hombres se fueron descubriendo progresivamente opuestos: maduro, racionalista, amante de la buena vida, pragmático Descartes; joven y enfermizo, atormentado y místico Pascal.
El papel de Descartes está interpretado por el gran actor Josep María Flotats, que reaparece en los escenarios del Festival tras varios años de ausencia, y Pascal, es interpretado por el actor Albert Triola. La puesta en escena de esta obra, muestra el diálogo apasionante de dos mentes brillantes del siglo XVII, en una época de censura absoluta. Ambos protagonistas, intercambian sus opiniones, desde perspectivas diferentes, sobre los problemas de la vida, sociedad, religión, política y ciencia.

Fuentes:
http://www.festivaldealmagro.com
http://www.almagro.es

Suso33 nos asombró y deleitó a todos con su «Lanzadera de palabras», durante el acto de inauguración del Festival.

Suso 33 es uno de los grafiteros más reputados de toda España, pionero del grafiiti iconográfico, es autor del icono conocido como La plasta, que se puede encontrar por todo Madrid. El artista ya había visitado Almagro a principios de año. Su elección por parte de los organizadores del Festival responde al objetivo que se han planteado este año de llegar cada vez más al público joven. Aparte de la Lanzadera, después realizó una serie de grafitis efímeros, en una de las fachadas de la Plaza de Santo Domingo.
Durante el fin de semana también se le podrá ver decorando las paredes de la «Casa de los miradores».

Fuente:
Canal de Youtube de angelmanuelFV.

En este blog traspasamos el ámbito de la Mancha. A finales del XVI y principios del XVII, la tierra de don Quijote era el Reino de Toledo, una parte de la Corona de Castilla, específicamente de Castilla la Nueva. Aunque no tenía dimensión institucional, ni realidad jurídica, el Reino de Toledo aparecía en los mapas y en los títulos de los reyes, y se extendía por lo que hoy son las provincias de Toledo y Ciudad Real, la Mancha albaceteña y conquense y parte de Madrid y Guadalajara. Es por eso por lo que nos vamos a dar la licencia, si es menester, de escribir sobre asuntos que transciendan las fronteras manchegas.
Archivo